El patrón de los cocineros

Los “patronos” de los cocineros…son de Aragón. No está muy claro quién es el santo “protector” de los cocineros, lo que si tenemos claro es que los 2 postulantes son aragoneses de pura cepa, os dejamos la historia de ambos, y os recordamos que pronto celebraremos la festividad de uno de ellos!

San Lorenzo, natural de Huesca (año 225), fue uno de los siete diáconos de Roma, ciudad donde fue martirizado en una parrilla en 258. Quizá por esa macabra razón es, entre otros, el patrono de los cocineros. Su festividad se celebra, apenas en este gremio, el 10 de agosto, fecha en la que murió por orden del emperador Valeriano I, que le había exigido previamente que le entregase las riquezas de la Iglesia. Lorenzo reunió a los ciegos, los cojos, los viudos, los huérfanos y los leprosos y los presentó, diciendo: «Éste es el tesoro de la Iglesia». El emperador le condenó a ser flagelado y morir asado sobre una parrilla, en donde padeció martirio. Cuenta la leyenda que mientras estaba ya sufriendo el martirio tuvo la fuerza de bromear: «Miren, por esta parte ya estoy cocinado. Pueden darme ya la vuelta».


Pascual Baylón Nació en Torre Hermosa, Aragón, España, en 1540; le pusieron por nombre Pascual, por haber nacido el día de Pascua de Pentecostés. De una familia feliz, con pocos haberes y mucha generosidad, de joven fue pastor, después ingresó a la Orden franciscana, (Hermano lego de los Frailes Menores Descalzos de San Francisco) donde sobresalió por su alegría y devoción a la Virgen y a la Eucaristía.

Dicen que recogía las sobras de la comida y las distribuía entre los pobres: siempre tenía para todos una sonrisa y una palabra amable. Reservaba para sí la peor comida y daba la mejor a los demás, nunca le faltó para dar. Decía: “Nunca hay que negar el pan a nadie, cuando hay generosidad y ganas de compartir, siempre se produce el milagro”. “Que mi vida os ayude a encontrar la felicidad en el servicio a los demás”

Murió en 1592, su sepulcro esta en el Santuario de San Pascual Baylón conocido como El Sant, en la ciudad de Villarreal, provincia de Castellón, España, son famosas las peregrinaciones al santuario. Muchas personas, al acercarse a su tumba, le hacen una petición, y si oyen unos misteriosos golpecitos es señal de que sus peticiones han sido escuchadas. Hizo muchos milagros y el Papa lo declaró santo en 1690. Patrono de  asociaciones y congresos eucarísticos y santo titular de muchos templos, parroquias y monasterios en el mundo entero. En España y México es el Santo Patrón de cocineras y cocineros.

Desde tiempos remotos, las mujeres tenían a San Pascual Bailón en la cocina, y si  querían que la comida estuviera buena y a tiempo, imploraban al santo, pues es venerado por su capacidad de solucionar los problemas de sus devotos, en especial si se tratan de la comida. Cuenta la leyenda que se ponía a rezar y se olvidaba de cocinar, entonces venían los ángeles y preparaban la comida, que siempre estaba a tiempo.

Se le rezan diferentes coplas, son más efectivas si también se bailan:

“San Pascual San Pascualillo, tu te encargas del caldillo, mientras yo … me tomo un vinillo”.    “San Pascual Bailón, báilame en este fogón, tú me das el sazón, y yo te dedico un danzón”.

Mientras bailaba pedía a varios santos que vinieran en su ayuda:

“Te lo pido Santa Elena, que la comida me quede buena”
“San Efrén, que me salga todo bien”
“Santa Ada, que no dejen nada”
“Santa Leonor, que tenga buen sabor”
“Santa Eloísa, que se haga todo de prisa”
“Virgen de los Dolores; que tenga buenos olores”
“San Benito, que salga bien el pozolito”
“San Simón, no se te olvide el  limón”
“Santa Teresa, que esté todo listo en la mesa”
“Santa Rosa, que la salsa no quede picosa”
“Santa Tomasa, que me salga bien la masa”
“San Federico que me quede rico”
“San Mateo que no sepa feo”
“San Marcial que no se me pase de sal”
“San Sansón que todo quede sabrosón”

Las mujeres casaderas también imploran a San Pascual por un marido. (como a San Antonio) pues saben que el camino al corazón del hombre, es por el estómago. Y tiene fama de “cumplidor”.

Durante el siglo XVIII su imagen y culto llegaron a Puebla y de inmediato tuvo presencia como Santo Patrón en las cocinas mexicanas.

Se celebró por vez primera su onomástico (17 de mayo), con una muestra gastronómica y una misa solemne oficiada por el señor Obispo, ahora se celebra cada año.

La tradición es como sigue: se celebra una misa en honor a San Pascual Bailón, todos los asistentes deben llevan algo que hayan cocinado con la bendición de San Pascual, y la comparten, dentro de la misma iglesia o en el atrio (según el clima y la cantidad de fieles), y NADIE se puede ir del evento hasta que absolutamente TODA la comida se haya terminado, sería un desaire al santo y traería fracasos en las cocinas durante todo el año.

Para hacer una petición a San Pascual Bailón: cerrar los ojos, concentrarse, y  con respeto decir:      “San Pascual Bailón, San Pascual Bailón (decir lo que se quiere pedir) si me lo concedes, te bailo un danzón o te canto una canción”. Sentarse relajadamente, con los ojos cerrados a esperar; en unos minutos ( a veces se tarda un poco más) se cumplirá lo pedido, si Dios considera que es para tu bien. Al cumplirse lo pedido proceda inmediatamente a bailar el danzón o a cantar una canción en honor y agradecimiento a San Pascual Bailón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: